Es un excelente monumento de gratitud a Dios rico en la Misericordia por el pontificado de Juan Pablo II

El Papa Juan Pablo II, firmó el 31 de marzo de 2005, una carta destinada a ser leída el domingo de la Divina Misericordia en Łagiewniki. En esta carta, escribió: "Me alegro que este domingo se inicie en el Santuario la Adoración Perpetua del Santísimo Sacramento. No hay nada más real que la presencia Eucarística del Señor que hace más real la obra de la misericordia, que se realizó a través de la Cruz y la Resurrección.". 

Por lo tanto, os pedimos en el Año de la Eucaristía y del Centenario del nacimiento de Santa Sor Faustina para que en la adoración perpetua, que dura 24 horas del día todos los días del año (excepto el Viernes Santo), se haga un monumento vivo de gratitud a Dios rico en Misericordia por el pontificado de Juan Pablo II. Podemos anunciar la disposición a la oración en el Santuario de la Divina Misericordia personalmente, por teléfono o través de internet.

En particular, queremos dirigirnos a los jóvenes, que han estado tan cerca del Santo Padre. Que nuestra presencia cerca de Cristo en Eucaristía nos haga verdaderos testigos de la Misericordia y renueve la fe en la tierra!

Custodio del Santuario de la Divina Misericordia

Carta del Papa Juan Pablo II en el Domingo de la Misericordia

Se acerca el Domingo de la Misericordia Divina. En esta ocasión deseo expresar mi cordial saludo a todos los que se reunirán en el Santuario de Cracovia Łagiewniki para adorar a Dios que por su amor nos perdona. Deseo una vez más confiar a este amor, la Iglesia y el mundo, a todas las personas del mundo entero, así como a mí mismo en mi debilidad.

Me alegro que en este domingo se inicie en el Santuario la Adoración Perpetua del Santísimo Sacramento. No hay nada como la presencia eucarística del Señor que hace más real la obra de la Misericordia, que se realizó a través de la Cruz y la Resurrección. Que esta presencia, sea para todos los peregrinos una fuente de fortaleza y de esperanza.

A todos los adoradores de la Divina Misericordia os bendigo de todo corazón,
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Vaticano, 31 de marzo 2005.
Juan Pablo II, Papa

Queridos adoradores de la Divina Misericordia
En el mapa religioso de Polonia apareció en el umbral del tercer milenio este lugar especial, que es Cracovia Łagiewniki. Este lugar está elegido por Dios para ofrecer desde allí la gracia de su misericordia. En el día de la consagración de la nueva Basílica, el Papa Juan Pablo II pronunció palabras que están profundamente grabadas en nuestros corazones y son para nosotros, la señal más segura hacia un futuro feliz:

“Se necesita la Misericordia para hacer que toda la injusticia del mundo termine en el resplandor de la verdad. Por eso hoy, en este santuario, quiero consagrar solemnemente el mundo a la Misericordia Divina. Lo hago con el deseo ardiente que el mensaje del amor misericordioso de Dios, proclamado aquí a través de Santa Faustina, llegue a todos los habitantes de la tierra y llene sus corazones de esperanza. Que este mensaje se difunda desde este lugar a toda nuestra amada patria y al mundo. Ojalá se cumpla la firme promesa del Señor Jesús: de aquí debe salir "la chispa que preparará al mundo para su última venida" ( Diario, 1732,). Es preciso encender esta chispa de la gracia de Dios. Es preciso transmitir al mundo este fuego de la Misericordia. En la Misericordia de Dios el mundo encontrará la paz, y el hombre, la felicidad”.


Un lugar privilegiado para encender esta chispa de la gracia de Dios es la Capilla de la Adoración del Santísimo Sacramento, donde arde el fuego la Misericordia, encendido en el Vaticano, en la capilla privada del Papa Juan Pablo II. El Santo Padre desea ardientemente que, al igual que en muchos santuarios del mundo, aquí haya Adoración Perpetua! 
Por lo tanto, nos dirigimos con la intención que nos informen de su preparación para las oraciones en los grupos, comunidades e incluso con unas pocas personas de las parroquias, que podrían abrir el corazón para asumir esta tarea.

Para ello, incluimos las notas organizativas pidiendo a Dios para que este relevo se convierta en un signo visible de nuestra fe y preocupación por el desarrollo de la Divina Misericordia en el mundo moderno.

En los albores del Año Nuevo, en el cual celebramos en la Iglesia el Año de la Eucaristía, damos gracias a Jesús Misericordioso a través de la intercesión de Santa Faustina Kowalska, que ha nacido hace cien años. Contamos con la comprensión y la bondad en este importante asunto.

Obispo Jan Zając

Rector del Santuario de la Divina Misericordia
Cracovia Łagiewniki, 2 de febrero 2005